Kai Samuels-Davis: el realismo formado por manchas

El artista asentado en California Kai Samuels-Davis aplica trazos de pintura lineales y grandes lavados de color para obtener formas que son reconocibles como caras, pero sin toda la información visual que se ve en los retratos tradicionales.

El artista se basa en el proceso para encontrar la imagen, a menudo comenzando con un boceto o un círculo simple para construir sobre la cara. Trabajando en un espacio entre lo representativo y lo expresivo, el artista puede enfocarse en la emoción a través de la abstracción para que el espectador pueda formar su propia narrativa a través de cada gesto y pincelada colorida.

«Nada de la estética final está planificada», le dice Samuels-Davis a Colossal.

“Cada marca, pincelada y color es una reacción a lo que vino antes. Cuando estoy trabajando en un retrato, el sujeto parece transformarse entre varias personas a lo largo de la pintura, a menudo se vuelve ligeramente andrógino en el proceso. Tiendo a rebotar mucho por la superficie, empujando y tirando entre el fondo y el sujeto, pintando sobre partes, descubriendo qué necesita cada pieza hasta que no haya nada que yo cambie «.

Trabajando principalmente con imágenes encontradas, Samuels-Davis pasa meses o incluso años en sus retratos, con docenas de trabajos en progreso en un momento dado.

Kai Samuels-Davis es un artista nacido en Nueva York, que vive y trabaja en Inverness, California. Asistió a clases en la Woodstock School of Art a la edad de 16 años, seguido de una temporada en la Art Students League de Nueva York al año siguiente. En 2002 recibió su licenciatura en Bellas Artes en la Universidad Estatal de Nueva York, antes de mudarse a California, donde completó el programa de posgrado en cine en el Art Center College of Design en 2006.

[Total:1    Promedio:5/5]